Importancia ambiental de los Infiernillos en El Salvador



Ausoles, fuente de minerales para la vida natural, la agricultura y el día a día en la vida cotidiana.

Los ausoles son un tipo de fuente hidrotermal (hidrotermal tiene un origen etimológico compuesto que viene de “Hidro - Agua” y “Termal” - característica de sustancias con temperaturas superiores a la temperatura ambiente hacia la que brotan; por lo tanto hidrotermal significa agua que brota con temperatura superior a la temperatura ambiente) exclusivamente originarios en el Cinturón del Pacífico, conocido como Cinturón de Fuego, los cuales tienen la característica que eructan periódicamente columnas de agua y vapor a altas temperaturas, proveniente de las cámaras magmáticas de los volcanes activos.


Estas columnas de vapor y agua a altas temperaturas se originan cuando desde un yacimiento de agua conocido como acuífero confinado (agua retenida por estratos de roca sólida o impermeable) es afectado por el calor que emite la cámara magmática de un volcán activo, calentándolo a altas temperaturas, lo que desencadena un aumento en la presión que se puede conducir a través de las fallas tectónicas existentes (grietas) o romper los estratos rocosos del subsuelo hasta salir a la superficie en forma de manantiales de agua caliente, fumarolas, ausoles o géisers.

Estas manifestaciones naturales han logrado ser industrializadas de varias formas en muchos países del mundo, entre ellas se encuentran: la generación de energía eléctrica, desarrollo de centros turísticos, deshidratación de alimentos (frutas y café), entre otros.

Para el caso de El Salvador, estas manifestaciones se encuentran por toda la cadena volcánica que lo atraviesa, desde la zona de Ahuachapán, volcán de San Salvador, pasando por Cojutepeque, volcán de San Vicente, volcán Tecapa, volcán de San Miguel, Conchagua y otros.

El Ausol Los Infiernillos se encuentra localizado en el departamento de San Vicente, El Salvador, específicamente en la Ciudad de Guadalupe, en las faldas del Volcán Chichontepec, en este característico lugar se pueden apreciar columnas de vapor, así como manifestaciones de agua a altas temperaturas, a tal grado que se puede llegar a observar el burbujeo del agua, esto hace que sea un lugar potencial como fuente de energía eléctrica en manera de aprovechamiento de la energía geotérmica (energía renovable que aprovecha el calor del subsuelo y que se caracteriza por ser una energía constante a lo largo de año), así como un magnífico lugar de ecoturismo.

Para llegar a este pintoresco lugar, hay que internarse en la ciudad de Guadalupe, en el Cantón San Francisco Agua Agria, donde un puente de cuerdas nos da el acceso a iniciar con la aventura hacia Los Infiernillos.

En el camino se aprecian terrenos propicios para distintos cultivos como el café y el maíz, que se ven beneficiados al estar en las faldas del volcán donde el suelo es rico en nutrientes de antiguas erupciones volcánicas, en especial de azufre por ser uno de los principales nutrientes que requieren las plantas para un crecimiento normal y saludable, sin embargo no todas las fuentes de agua contienen azufre, razón por la cual es importante cuidar este espacio natural que es fuente de diversos nutrientes para la producción agrícola de la zona y el consumo de hortalizas y diferentes cultivos para el país.

Al acercarnos al Ausol el suelo se hace más rocoso hasta llegar a un terreno con alto contenido de azufre lo que desencadena en sulfuros de diferentes tipos (sulfuro es la combinación del azufre más un mineral) por esta razón, sobre el terreno se aprecian diferentes tonalidades de colores, como lo son tonos rojizos (Este color corresponde al Cinabrio que lo compone azufre + mercurio) o tonos amarillentos (correspondiente a Greenockita que es la combinación de azufre + cadmio), con lo que visualmente asombra los distintos colores que la naturaleza brinda, y en la antigüedad éstas manifestaciones fueron usadas por los aborígenes para poder palpar colores en sus expresiones en roca.

En Los Infiernillos además de visualizar las distintas tonalidades de colores, se aprecian las fumarolas de vapor y se percibe el olor característico del azufre. Al acercarse a las grietas donde se expulsa el vapor se percibe un aumento de temperatura muy sensible a tal grado que el agua que fluye a manera de un pequeño riachuelo logra burbujear (esto es un efecto de ebullición del agua cuando alcanza temperaturas mayores en promedio mayores a 100 grados centígrados), brindándonos una experiencia única que sumado a la calidez de la población local, lo hacen un destino imperdible de la Ciudad de Guadalupe.

Recuerda que al mantener limpios nuestros espacios naturales cuidamos los alimentos y el agua que consumimos.

Fuentes:
http://www.lageo.com.sv
https://www.rocasyminerales.net
https://www.pthorticulture.com/es/centro-de-formacion/rol-del-azufre-en-el-cultivo-de-plantas/

comments powered by Disqus