Plantas purificadoras de aire



Los árboles y las plantas son los pulmones del planeta, filtran los contaminantes atmosféricos para mejorar la calidad del aire y con ello la calidad de vida humana.

El acelerado crecimiento poblacional demanda mayores espacios de vivienda en El Salvador que no necesariamente significan espacios que consideren la necesidad de zonas verdes y una vegetación que genere un equilibrio en el aire sino que al contrario suele suceder que solo incrementa la construcción de calles, aceras, casas, edificios y el uso de vehículos. Considerando este contexto ¿Qué podemos hacer para dar pureza al aire que respiramos?

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA hizo una investigación al respecto en la que ha destacado las plantas más privilegiadas “purificadoras de aire”, que filtran los contaminantes más comunes en el aire: benceno, xileno, amoníaco, tricloroetileno y formaldehído. Estos provienen de los plásticos, fibras sintéticas en las telas, PVC, pintura, barnices, disolventes, adhesivos, cocinas de gas, ambientadores, tintes de impresoras y fotocopiadoras, así como productos de limpieza.

La buena noticia es que en El Salvador podemos encontrar una variedad de plantas que tienen mayor capacidad para purificar el aire y sobre todo pueden adaptarse a espacios reducidos.

Opción 1: Palmera bambú (Chamaedorea seifrizii)

Esta planta absorbe los químicos en el aire causados por las bolas plásticas y telas sintéticas; así como los provocados por el tabaco, tinta de imprimir y cueros. Estos químicos pueden causar irritación desde la nariz, garganta y/o inclusive los pulmones.

Opción 2: Helecho
Tan fácil como ponerlo en una maceta colgada, incluso dentro de un apartamento. El helecho combate los efectos del formaldehido y el xilenio que “puede producir irritación de la piel, ojos, nariz y garganta; dificultad para respirar; alteración de la función pulmonar; retardo de la reacción a estímulos visuales; alteraciones de la memoria; malestar estomacal; y posiblemente alteraciones del hígado y los riñones” según La Asociación de Sustancias Tóxicas ATSDR.

Opción 3: Lengua de tigre (Sansevieria trifasciata)

Una de las más fáciles de cuidar, por adaptarse tanto a altas temperaturas como la poca o mucha luz. Esta planta ayuda a eliminar el tricloroetileno, sustancia que irrita los pulmones, daños en el hígado y riñones; combate el formaldehido, producido por el escape de los vehículos, causando irritación en los ojos, garganta y nariz; el benceno que produce alteraciones en la sangre; y el xilenio (atsdr.cdc.gov).

Opción 4: Espatifilo o flor de la paz
Esta planta absorve los cinco componentes que se encuentran en el aire.

Estas plantas nos permiten tener varias opciones en jardines y espacios interiores que ayudan a limpiar el aire y lo mejor sin quitar mucho espacio.

¡Y no dudes que el verde siempre se verá bien!



Fuentes:
BBC
Eco Inventos
Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades

comments powered by Disqus